miércoles, 08 de agosto de 2007

De unos años a esta parte, tanto padres como maestros se quejaban con preocupación de que los valores morales de nuestros chicos y chicas iban cada día a peor. Todos recordamos cómo se puso de moda grabar con el móvil palizas a compañeros e incluso a maestros, cómo era frecuente la falta de respeto al profesorado, la desmotivación, etc.
Todo el mundo estaba de acuerdo en que había que hacer algo al respecto. Y en ese momento surgió la propuesta de introducir una asignatura en la que se enseñara a los chicos y chicas valores como el respeto, la tolerancia, la diversidad, el compañerismo o la no violencia. La nueva asignatura, Educación para la ciudadanía, que responde a una directiva de la Unión Europea del año 2002, no es una ocurrencia del gobierno Zapatero: esta asignatura está presente, de una u otra forma, en todos los países de la Unión Europea y cuenta con el apoyo mayoritario de la comunidad educativa en nuestro país, desde maestros a asociaciones de madres y padres, pasando por sindicatos, organizaciones de estudiantes, etc.
La sorpresa surgió cuando, en vez de apoyar esta iniciativa, algunos sectores de ultraderecha y ultracatólicos, apoyados por la plana mayor del PP, empezaron a oponerse a la implantación de esta asignatura, e incluso a proponer una especie de objeción de conciencia a esta asignatura por parte de padres y profesores.
En Izquierda Unida no entendemos que se quiera objetar una asignatura que enseña tolerancia y respeto a la diversidad así como el conocimiento y desarrollo de los valores recogidos en la Declaración de los Derechos Humanos. La excusa de estos sectores ultracatólicos (con la Conferencia Episcopal a la cabeza) que se oponen a la implantación de la asignatura es que el Estado no debe inmiscuirse en la educación moral de los alumnos. Olvidan que, precisamente, además de dotar a los chicos y chicas de conocimientos, uno de los objetivos fundamentales de la Escuela como institución es inculcar valores democráticos y de convivencia, como recoge nuestra Constitución en el artículo 27.2 :
La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.
En Izquierda Unida pensamos que lo que mueve a dichos sectores ultracatólicos y de ultraderecha, apoyados por el PP, es simplemente orquestar una campaña con fines políticos y que utilizan dicha ley como arma contra el Gobierno. No nos parece de recibo que se use la educación con fines partidistas, porque la educación de nuestros hijos debe estar por encima de intereses electorales.
A la jerarquía eclesiástica no tiene por qué molestarle que nuestros hijos aprendan derechos fundamentales y normas de convivencia y respeto a la diversidad. La Iglesia Católica ha ostentado durante tanto tiempo el monopolio de la enseñanza en valores morales que le cuesta horrores aceptar que hay otras realidades que, aunque minoritarias, también hay que respetar. En su ceguera, por ejemplo, llegan a extremos como decir que enseñar que hay que respetar los derechos de los y las homosexuales o la existencia de parejas de hecho llevará a la destrucción de las familias tradicionales y al desenfreno sexual.
Pero lo que es ya rizar el rizo es que sea la jerarquía de la Iglesia Católica quien se oponga a enseñar valores morales cuando es precisamente la religión católica la que más beneficiada sale en los distintos centros escolares: España es de los pocos países avanzados donde la enseñanza religiosa se financia con fondos públicos y además los maestros los pone a dedo, sin pasar por oposición ni mérito alguno, la Conferencia Episcopal.
Afortunadamente, la inmensa mayoría de la población española ha aceptado con naturalidad valores como el derecho a la opción sexual, la planificación familiar, la igualdad entre hombres y mujeres o el respeto a distintas religiones u opiniones en una sociedad como la nuestra cada vez más intercultural. Decir barbaridades como que aceptar las uniones de personas del mismo sexo o enseñar que existen métodos de anticoncepción conducirá a la destrucción de nuestra sociedad es una sandez tan grande como decir que porque haya algunos casos aislados de curas pederastas la iglesia católica conduce a los abusos sexuales a menores.
Una sociedad del siglo XXI, moderna y dinámica como la española, no debe dar ni un paso atrás en conquistas sociales. La homosexualidad, la igualdad entre hombres y mujeres, el derecho al uso de métodos anticonceptivos, el derecho al divorcio o la libertad de credo político o religioso son realidades aceptadas no sólo por la gran mayoría de los españoles, sino también por la gran mayoría de los ciudadanos que profesan la fe católica. Pero es que, además, la asignatura de Educación para la ciudadanía no tiene como objeto enseñar en exclusiva sobre esos temas: su objetivo fundamental es formar ciudadanos tolerantes, abiertos y respetuosos con los demás, es enseñar derechos y deberes fundamentales recogidos en nuestra Constitución y en la Declaración Universal de Derechos Humanos para, de ese modo, solucionar de alguna manera los problemas de convivencia que se han venido detectando en las aulas durante los últimos años. Si surgen temas como el derecho a la libertad de opción sexual, por ejemplo, no es porque se quiera fomentar ni nada por el estilo, sino, simple y llanamente, porque es un derecho fundamental y como tal está incluido en el conjunto de derechos y deberes que se quiere enseñar en dicha asignatura.
Es tarea de todos, seamos de derechas o de izquierdas, colaborar en la educación de nuestros hijos e hijas para formar no sólo adultos preparados para la vida laboral sino también ciudadanos libres, tolerantes y respetuosos con los demás. Que la ceguera partidista no nos lleve a usar como un arma la educación de nuestros chicos y chicas, que al fin y al cabo son el patrimonio más importante de nuestras familias.
Publicado por IU_Miguel_Esteban @ 23:45
 | Enviar
58407

Ya están listas las participaciones de Lotería de Navidad que cada año hace Izquierda Unida de Miguel Esteban. Como viene siendo habitual, las participaciones serán de seis euros, cinco que se jugarán al número
58407

más un euro de recargo para apoyar la actividad del Consejo Local de Izquierda Unida de Miguel Esteban. En breve, compañeros y compañeras de IU la pondrán a disposición de simpatizantes y amigos y de la población en general.
Suerte para todos y todas.

Publicado por Desconocido @ 23:38
 | Enviar