sábado, 21 de junio de 2008

La Unión Europea, en una nueva vuelta de tuerca de sus políticas neoliberales (que, por cierto, fueron bendecidas en España con el voto afirmativo de PSOE y PP a la ultraliberal Constitución Europea) está estudiando aumentar la duración de la semana laboral a 65 horas. Parece ser que se ha vuelto la tortilla, y la cara que nos ofrece no es muy alagüeña: en vez de la jornada de 35 horas que reivindica IU nos ofrecen nada menos que 65 horas semanales. Si a esto le unimos los indisimulados intentos de aumentar la edad de jubilación ("voluntaria") a los 70 años y la reciente aprobación de la llamada "directiva de la vergüenza" (que, con el voto de PP y PSOE en Estrasburgo ha sancionado la pérdida efectiva de un amplio abanico de derechos ciudadanos a los inmigrantes indocumentados), resulta que nos encontramos ante un avance de las políticas más rancias y neoliberales (o sea, de derechas) de las últimas décadas.
Y, lo que es más triste, con el apoyo casi total del PSOE a dichas políticas de derechas (con honrosas excepciones, como, por ejemplo, Borrell).

Publicado por IU_Miguel_Esteban @ 1:01
 | Enviar