viernes, 25 de julio de 2008
En el último Pleno Municipal el PP local ha hecho oídos sordos a la petición de eliminar del callejero el nombre de personajes antidemocráticos que, herencia del franquismo y del revanchismo, siguen abriendo una herida en el pueblo que no cicatrizará hasta que se acepte la convivencia democrática y desaparezca el nombre de ciertas calles que no hacen más que recordar que aquí hay vencedores y vencidos y no ciudadanos, vecinos y amigos.

Al mismo tiempo, nos hemos enterado de cómo, en el País Vasco, los alcaldes proetarras usan los mismos argumentos para no eliminar el nombre de calles que homenajean a etarras: que llevan puestas desde antes de que tomaran posesión del cargo.

O todas churras, o todas merinas. No se puede consentir que una sociedad democrática homenajee a terroristas. Ni a dictadores. Ni a golpistas.


Publicado por IU_Miguel_Esteban @ 13:56
 | Enviar