lunes, 24 de agosto de 2009
Desde los tiempos de Aznar hasta hace apenas dos años, la economía española se fue haciendo cada vez más liberal, es decir, que cada vez más los gobiernos (tanto del Estado como autonómicos y municipales) tenían menos margen para meterse en el funcionamiento de las empresas. Cada vez se fue dando más ymás poder a las empresas, se fue abaratando el despido, se fueron cobrando cada vez menos impuestos directos y cada vez más indirectos, se fueron reduciendo los derechos de los trabajadores, facilitando las subcontratas y privatizando cada vez más sectores de la economía pública. Nos decían (y mucha gente se lo creyó ) que la empresa pública funcionaba muy mal, quelo mejor es el sector privado y que el Estado tenía que dejar libertad a los empresarios.

Este triunfo del capitalismo se consagró hace unos años cuando la mayoría de la población española votó al proyecto de Constitución Europea (una constitución netamente neoliberal)bendecido tanto por el PP como por el PSOE.

Todo parecía ir viento en popa: los precios subían más y más, casas quevalían 60.000 € pasaban a valer 100.000 en sólo unos meses, los alquileres se duplicaban y los bancos, apoyados en la libertad de empresa, concedían créditos a mansalva y todos nos creíamos ricos para siempre conduciendo nuestros BMW o viviendo en nuestro chalé con piscina. Los multimillonarios empezaron a invertir en el ladrillo y los ayuntamientos estaban encantados con el río de dinero que entraba en sus arcas con los permisos de obra (otro impuesto indirecto). Pero la especulación, como saben todos los economistas (sobre todo los de derechas), desemboca tarde o temprano en una crisis.

Y, ahora, tenemos lo que tenemos: una crisis económica que han creado las grandes empresas capitalistas y que tanto los gobiernos del PP y del PSOE han consentido, porque estaba en su mano cambiar las leyes y no quisieron hacerlo. Los mismos que antes defendían que el Estado no se metiera en la empresa privada piden ahora ayuda al Estado; quienes votaron SÍ a una Constitución Europea que abría el camino a la privatización de todos los sectores públicos piden ahora subvenciones, y quienes defendían la libertad empresarial piden ahora que los bancos (que son empresas privadas) sean obligados por el Estado a conceder créditos con más facilidades, cuando se quejan, precisamente, de que parte de la culpa de la crisis la tienen estos mismos bancos por haber concedido créditos con demasiadas facilidades. Y, para más INRI, muchos trabajadores y trabajadoras que votaron a partidos que no hicieron nada contra la flexibilidad laboral (PSOE y PP), se quejan de haber perdido su trabajo gracias a dicha flexibilidad laboral .


Publicado por IU_Miguel_Esteban @ 13:21
 | Enviar
En Izquierda Unida tenemos las ideas claras: de la misma manera que una familia se da cuenta de que una lavadora vieja que se estropea continuamente no vale la pena ser reparada y que vale más la pena cambiar de lavadora, también es lógico pensar que un sistema económico que no funciona no vale la pena parchearlo sino cambiarlo radicalmente.
 Izquierda Unida propone:

- Lacreación de un sector económico público fuerte y que cree empleo seguro y de calidad.

-Creaciónde una banca pública,recuperando un sector que el PSOE y el PP privatizaron.

-Fiscalidad progresiva:que pague más quien más tiene y preponderancia de los impuestos directos frente a los indirectos.

-Creaciónde vivienda pública y social que absorba el desempleo de la construcción y que además sea asequible a los que más la necesiten (sobre todola población joven), con alquileres bajos.

-Compromiso contrael cambio climático: apostar por el ahorro energético y los medios de transporte colectivos (especialmente el tren) y no contaminantes (bicicleta, peatonalización, etc.).

-Protección Social. Ampliación de la Ley de dependencia, servicios sociales, renta básica ciudadana, y atención integral 0-3 años, educación y sanidad de calidad.

-Apuesta por la investigación, la innovación y el desarrollo, ofreciendo salidas viables a nuestra agricultura.


Publicado por IU_Miguel_Esteban @ 13:18
 | Enviar
Los impuestos directos (por ejemplo el IRPF o impuesto de la renta) se pagan según las rentas o ganancias que se tengan, según lo ricos o pobres que seamos: en este tipo de impuestos, cuanto más dinero se gane, más se paga.

Los impuestos indirectos (por ejemplo, el IVA, los impuestos del gasoil, del tabaco, de la electricidad, del butano, los parkímetros de las zonas azules, etc.) se pagan según el consumo, según la cuantía las compras que se hagan: en este caso, un millonario pagaría los mismos impuestos que una familia numerosa a la hora de pagar el aparcamiento, el pan o el tabaco, por ejemplo.

En Izquierda Unida pensamos que los impuestos que se cobran deberían ser sólo los directos, porque los indirectos son injustos: no entendemos por qué se debe pagar una tasa por el hecho de comprar productos, bienes de consumo o servicios.


Publicado por IU_Miguel_Esteban @ 13:17
 | Enviar
Izquierda Unida siempre estará a favor de una progresividad en los impuestos: es decir, que pague más quien más tiene.

Creemos en un sector económico público fuerte, sostenido con el esfuerzo de todos y todas, para lo que es necesario contribuir cada cual según su riqueza. Los impuestos no son algo perjudicial si son justos, porque toda la gente quiere tener buenas carreteras, buenos hospitales, buenas escuelas y una administración eficaz. Lo injusto es que los gobiernos recauden más de quien menos tiene a través de los impuestos indirectos.

Izquierda Unida, por lo tanto, apoyará a cualquier gobierno que actúe con justicia. En este sentido, esperamos que el gobierno de Zapatero tenga coraje suficiente para llevar adelante una reforma fiscal que haga que paguen más los más ricos, porque son ellos quienes han provocado la crisis. Ojalá no pase lo de hace unos meses, cuando el PSOE se negó a apoyar en el Congreso una propuesta de Izquierda Unida que pedía lo mismo.

Ante la crisis económica, políticas de izquierdas: empleo público, fiscalidad progresiva, banca pública y políticas sociales.


Publicado por IU_Miguel_Esteban @ 13:15
 | Enviar

Hace unos días el ministro José Blanco habló de congelar los sueldos de los funcionarios, a lo que Javier Arenas (del PP) replicó que deberían bajar los sueldos de los altos cargos.

En Izquierda Unida estaríamos de acuerdo con esta medida que propone el PP, pero nos alegraríamos mucho más si el PP abandonara su postura hipócrita e insultante contra los trabajadores y trabajadoras al defender, casi sin disimulo, el despido libre y las facilidades a los empresarios para hacer y deshacer, cuando lo que hace falta, precisamente, es defender los puestos de trabajo que algunas empresas (por ejemplo, las de puertas) están destruyendo, con la excusa de la crisis, para eliminar puestos de trabajo consolidados.


Publicado por IU_Miguel_Esteban @ 13:14
 | Enviar

De entre las medidas anticrisis que ha llevado a caboel gobierno de Zapatero hay algunas con las que Izquierda Unida no puede estar en absoluto de acuerdo:

- Nos parece insultante que el Estado haya concedido 30.000 millones de euros a la banca privada cuando miles de trabajadores están siendo echados a la calle.

- El “Plan E” se está aprovechando mal, ya que los Ayuntamientos lo están usando para contratar a empresas cuando podrían haber usado ese dinero para contratar directamente, sin intermediarios, a los trabajadores.

- Nos parece mal subvencionar la compra de nuevos coches, porque sólo beneficia a las multinacionales del motor.

Subvenciones sí: pero a los trabajadores.


Publicado por IU_Miguel_Esteban @ 13:13
 | Enviar